¿Qué es una Evaluación?

COMPARTIENDO LO MEJOR DE LA WEB EN METODOLOGÍA SOBRE EVALUACIÓN DE PROYECTOS: La palabra “evaluación” puede ser interpretada de manera bastante amplia. Significa cosas distintas para distintas personas y organizaciones. Los ingenieros, por ejemplo, pueden evaluar oprobar la calidad del diseño de un producto, la durabilidad del material, la eficiencia de un proceso productivo o la seguridad de un puente. Los críticos evalúan o reseñan la calidad de un restaurant, película o libro. Un psicólogo de niños puede evaluar o valorar el proceso de decisión de los niños.

Los investigadores en J-PAL (http://www.povertyactionlab.org/node/3687) evalúan programas sociales y políticas públicas diseñadas para mejorar el bienestar de las personas pobres del mundo. Esto se conoce como evaluación de programas.

En pocas palabras, la evaluación de un programa esta destinada a responder la pregunta: “¿Cómo está funcionando nuestro programa o política?”. Esto puede tener distintas respuestas dependiendo de quién esté preguntando, y a quién le están hablando. Por ejemplo, si un donante pregunta al Director de la ONG “¿Cómo está funcionando nuestro programa?” esto puede implicar: “¿Has estado malgastando nuestro dinero?” Eso puede sentirse como un interrogatorio. Alternativamente, si un político pregunta a su electorado, “¿Cómo está funcionando nuestro programa?”, podría estar simplemente preguntando: “¿Está nuestro programa alcanzando sus metas? ¿Cómo podemos mejorarlo para usted?”. Por ende, la evaluación de programas puede ser asociada con sentimientos positivos o negativos, dependiendo si su objetivo es el de exigir una rendición de cuentas o si se trata de un deseo de aprender.

J-PAL trabaja con gobiernos, ONGs, donantes, y otros socios que están más interesados en aprender las respuestas a preguntas como: ¿Cuán efectivo es nuestro programa? Esta respuesta puede ser dada a través de una evaluación de impacto. Hay varios métodos para realizarevaluaciones de impacto, pero la que usa J-PAL es la evaluación aleatoria.

A un nivel muy básico, las evaluaciones aleatorias pueden responder la pregunta: ¿Fue efectivo el programa? Pero si está bien pensado su diseño e implementación, también puede responder a las preguntas: ¿Cuán efectivo fue? ¿Hubo efectos involuntarios? ¿Quién se beneficio más? ¿Quién salió perjudicado? ¿Por qué funcionó o por qué no? ¿Qué aprendizajes pueden ser aplicados en otros contextos, o si el programa se lleva a mayor escala? ¿Cuán costo-efectivo resultó el programa? ¿Cómo se compara con otros programas diseñados para cumplir los mismos objetivos? Para responder estas (tan interesantes, si no es que más interesantes) preguntas, el programa de evaluación debería ser parte de un paquete más grande de evaluaciones y ejercicios. Siguiendo el marco de “Comprehensive evaluations” de Rossi, Freeman y Lipsy, este paquete será cubierto en las siguientes secciones:

Evaluación de Necesidades
Evaluación Teórica del Programa
Evaluación de Procesos
Evaluación de Impacto
Análisis de Costo-beneficio, Costo-efectividad, y Costo-comparación
Objetivos, Resultados y Mediciones

Las primeras dos evaluaciones (Necesidades y Teoría del Programa) se refieren a las necesidades que busca cubrir este programa y cuáles son los pasos mediante los cuales logrará estos objetivos. Idealmente estos pasos deberían ser fijados por las personas que llevarán a cabo la implementación, antes de que se establezca la evaluación de impacto.

Las evaluaciones de procesos son útiles para los administradores del programa y para medir si los hitos y resultados se están logrando a tiempo. Muchas organizaciones han establecido sistemas de seguimiento del proceso – a menudo clasificados como Evaluación y Monitoreo (E&M).

Las evaluaciones de impacto están diseñadas para medir si el programa o la política están teniendo éxito en el logro de sus objetivos.

Finalmente, los análisis costo-beneficio y costo-efectividad son útiles para las implicancias políticas de un programa. El primero observa si los beneficios alcanzados por el programa justifican su costo. El segundo compara los beneficios de este programa frente a otros programas diseñados para lograr objetivos similares.

En la realización de cualquier análisis o evaluación es imperativo pensar acerca de cómo se puede medir el progreso. Los indicadores de progreso – manteniendo las metas de los programas y los resultados esperados en mente – requieren una reflexión importante así como también un sistema de recolección de datos. Esto se cubre en Objetivos, resultados y mediciones.